jueves, 28 de febrero de 2008

Me pirro por tu cuello

Si hay un lugar, entre otros muchos de los tuyos, donde me gusta perderme, ese es tu
cuello, justo en ese lugar donde tu piel es extremadamente suave, poderosamente sensible.
Mi lengua y mi boca te atrapa, se adapta entre los pliegues de tu piel para recorrerlo sin
parar. Olerte, sentir tu calor. Tu cuello me pirra, nena.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Te siento aquí


Te siento aquí y tú lo sabes. Te siento aquí y no necesito mucho para sentirlo, sólo con saber que piensas en mí, con recibir uno sólo de tus mensajes, eso ya me hace feliz. Saber que estás bien, que piensas en mi, me acerca a tí. Saber que pase lo que pase, siempre puedo contar contigo, que nada puede separarnos, ni el tiempo ni la distancia, eso me acerca a tí y me hace sentir tus labios en mi oído susurrandome: "Te quiero princesa". Y si escucho alguna de esas canciones que me gustan y sé que a tí también te gustan, entonces puedo sentir que estás junto a mí, que conmigo la escuchas. Te quiero y sé que nada nos separará. Te quiero, mi principe.

lunes, 25 de febrero de 2008

Eres mi ángel

Eres mi ángel.
El que me cuida,
el que me mima,
el que me da vida.

Tenerte es un placer,
saberte tan cercana,
tan pegada a mi,
tan mí­a.

Gracias por estar aqui, a mi lado,
en cada uno de los momentos,
te quiero... siempre.

sábado, 23 de febrero de 2008

Algo más

El otro día, te dije que lo nuestro es algo más, te dedico este video corazón. Te quiero, mi principe.

miércoles, 20 de febrero de 2008

El relato


Acabas de leer el relato y me miras sonriente, luego señalas hacía abajo con cara de sorpresa. Para que nadie se dé cuenta, tiro un lápiz al suelo y observo. Sonrio, al comprovar que por la excitación tu pantalón te ha mojado y tienes una erección increible. Me levanto y te sonrio picaramente. Con gestos te pido que vayamos al lavabo. Te levantas, tapándote la mancha y te alejas hacia el lavabo. Yo espero unos segundos, luego me levantó y voy tras de tí.
Una vez en el baño, nos abrazamos y pegando mi cuerpo al tuyo te susurró:
- Me encanta que me desees - mientras te desabrocho la cremallera del pantalón
- Es imposible no hacerlo - me replicas besando mis labios.
Meto mi mano, buscando tu sexo hinchado y lo saco cuidadosamente. Nos besamos apasionadamente y me arrodillo sin dejar de mirarte. Abro la boca, dispuesta a lamer el mejor de los manjares y tú me observas, enredando tus manos en mi pelo. Acerco la lengua al glande, lo introduzco en mi boca y empiezo a saborearlo. Me deleito con su sabor, paseando mi lengua por todos sus recobecos, mientras tú cierras los ojos y disfrutas del momento. Me encanta oírte gemir, saber que estás excitado y que esa excitación es por mi causa. Sigo lamiento tu sexo, saco el glande de mi boca y lamo el tronco en sentido descendente, hasta tus huevos. Los lamo y chupeteo disfrutando de ese sabor. Hasta que me suplica que me detenga, que no quieres terminar aún. Me levanto, me coges de la mano y me llevas hasta uno de los baños. Tras cerrar la puerta, nos besamos apasionadamente, y aprovechas para subirme la falda del vestido. Acaricias mi pierna con tu mano y la llevas hasta mi entre pierna. Ambos jadeamos excitados, mientras seguimos besandonos y nuestra manos descubren cada rincón de la piel del otro.
Tus manos se enredan en la goma de mis braguitas y me las bajas suavemente, estoy excitada y cada gesto tuyo me excita más, deseo tenerte dentro, sentirme en mí y te suplico que aceleres tus movimientos. Te sientas sobre la taza del vater, tu sexo erecto apunta hacía mí y sólo pienso en sentirlo dentro de mí. Me siento sobre tus piernas, guiando tu pene hasta mi húmedo agujero.
Deciendo despacio, sintiendo como tu sexo se acomoda al mio, como se unen el uno con el otro. Y cuando lo tengo completamente en mí, empiezo a cabalgar, primero despacio, enredando mis brazos en tu cuello y besándote apasionadamente. Luego voy acelerando mis movimientos poco a poco, mientras tu me ayudas a hacerlo, sujetándome firmemente por la cintura.
Nuestras bocas se comen la una a la otra y nuestros cuerpos se acompasan en un intenso baile de pasión. Me muevo despacio, sintiendo como tu sexo entra y sale de mí, me encanta esta sensación, y me encanta tenerte dentro de mí, tanto que no quisiera que este momento terminara nunca. Pero sé que tu excitación ahora es mucha, demasiada, y que no aguantarás mucho más sin correrte. Empujas contra mí, acelero mis movimientos y siento como tu sexo se hincha dentro de mí. Mi sexo también está a punto de explotar, acompasamos nuestros movimientos y en pocos segundos nos corremos al unísono, abrazándonos con fuerza.
Luego nos miramos a los ojos y te susurró:
- Te quiero, te quiero mucho.
Me emociona pensar que todo ese momento vivido ha sido a causa del efecto que mi relato ha causado en tí.
Erotikakarenc.

Estas junto a mi

Te he tenido junto a mi en todo momento, preciosa. A pesar de la distancia, a pesar de
nuestra forzada distancia, te tenía pegadita a mi, podía tocarte, besarte, abrazarte,
sentirte. Eres un corazon, una belleza en todos los sentidos y no puedo nunca separarme de
ti, aunque el tiempo y la distancia se quieran empeñar en ello. Te noto tan cercana a mi,
que nada ni nadie nos puede separar. Siempre, siempre y a pesar de todo, estás junto a mi.

martes, 19 de febrero de 2008

Sin ti me falta el aire


Sin ti me falta el aire
Sin ti no sé que hacer
Mi corazón se encoge
Sino sé nada de ti
La incertidumbre es terrible
Y no lo puedo soportar
Necesito ese aire de tu boca
Que sólo tú me puedes dar
Y una sola pregunta
Llena mi mente de ti
¿Dónde estarás?
Y esa me lleva a otra
¿Estarás bien?
Y luego a otra
¿Qué le habrá pasado?
Y mi corazón se va llenando
Poco a poco de congoja
Porque no sé nada de ti
Me haces falta
Mucha falta
Y me cuesta vivir sin ti.
Sin ti me falta el aire...

Erotikakarenc.

lunes, 18 de febrero de 2008

Volverte a ver


Volverte a ver, tengo ganas de volverte a ver, coger tu mano y estrecharla entre las mias. Sentir tus besos sobre mi cuello. Tu cuerpo pegado al mio dandome calor. Tu piel y la mia, tu cuerpo y el mio unidos como a fuego. Volverte a ver, sentir tus manos sobre mi espalda, tu aliento en mi oído. Sentirte cerca para escucharme, para darme tu amor y tu confianza, tu aliento y tu amistad y sobre todo ese Algo más que siempre me has dado.

jueves, 14 de febrero de 2008

Feliz San Valentin


Feliz día de San Valentín, aunque no estés aquí, pienso en tí y te echo de menos. Te mando mis besos y todo mi amor, y te espero desnuda sobre la cama con un gran lazo rojo cubriendome, esperando a que tu llegues para que destapes tu regalo y descubras el tesoro que esconde. Una noche de pasión desenfrenada, de sexo apasionado, de besos y caricias, más allá del amanecer, más allá de cualquier frontera. Una noche especial, para tí y para mí. Feliz día de San Valentín.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Te necesito

Te necesito, necesito hablar contigo, explicarte mis sueños y temores, mis alegrías y tristezas. Te necesito, aunque sea sólo para decirte cuanto te necesito. Sé que ya casi no falta nada, para que estés otra vez por aquí, pero aún así, te necesito. Necesito tus palabras de aliento, tu voz, tu sonrisa, te necesito.
Creo que cada vez te necesito más y a veces pienso que nada sería igual sin tí. Sin tu apoyo, tus palabras de aliento, tus consejos. Por eso te necesito junto a mí.

lunes, 11 de febrero de 2008

Te echo de menos

Te echo de menos, hoy te he echado mucho de menos, y aunque sé que está semana pasará prontito, no puedo evitarlo. Y sé que tú también me echas de menos y trató de imaginar que ahora mismo estás pensando en mí. Estás en tu cama, desnudo ya, tratando de leer un libro, pero mi imagen y mi recuerdo no te lo permiten. Recuerdas el último relato que escribimos juntos, ese que me reenviaste el viernes ya terminado, recuerdas sus letras, lo que yo había escrito y como te excitaron las escenas que escribí. Y vuelves de nuevo a excitarte, tu sexo bajo la sábana que te cobija, emerge erecto y febril deseandome. Llevas tu mano hasta tu sexo y no lo puedes evitar, te acaricias, te tocas, mientras recuerdas mis palabras, mientras recuerdas nuestros cuerpos danzando sudorosos al ritmo de este amor, desnudos en una cama, amandose hasta caer rendidos. Sé que lo imaginas, como yo lo imagino y así me echas un poquito menos de menos, igual que yo. Pero inevitablemente te echo de menos.

viernes, 8 de febrero de 2008

La suerte de tenerte

Es una suerte tenerte, todo un privilegio del que me siento honrado y orgulloso. Poder
tocarte, acariciarte, besarte sin parar, es el mayor de los placeres para un mortal como
yo. Eres mi musa, mi anhelo y mi deseo.

jueves, 7 de febrero de 2008

Gracias


Quiero darte las gracias, porque has hecho que hoy sea un dia especial, porque estás a mi lado y eso es lo que más importa, porque sin ti nada sería igual y porque tu haces que siga aquí y que todo sea más fácil gracias a tí. Por eso quiero darte las gracias, a pesar de todo, hoy ha sido un día de cumpleaños especial para mí y sin tí no hubiera sido igual. Lástima que en algún momento estuvieras ocupado, pero lo importante es que estaba ahí y por eso te doy las GRACIAS.

Feliz cumple, princesita

Hoy es el cumple de mi princesita y quisiera enviarle además de mi más querida

felicitación, el más profundo de los abrazos, el más largo de los besos y toda la energí­a
del mundo para que ese corazón tan grande que tiene no se me aleje nunca y para que siga
siendo eternamente igual de bella, igual de hermosa, igual de romántica, igual de
especial, igual de increí­ble.
Te quiero, niña.
FELICIDADES !!!!!!!!!

Te regalo


Te regalo mi sonrisa, te regalo mis palabras escritas a fuego sobre mi piel. Te regalo lo que tú me inspiras. Te regalo miles de noches llenas de pasión, te regalo esos sueños que guarda tu cabezita linda y sobre todo, te regalo mi amor.

miércoles, 6 de febrero de 2008

La copa

Sentados en el comedor, cenando casi sin hablarnos, la cosa no parecía ser muy diferente a
otras noches, ni cuando tan siquiera pudiera sospechar que bajo tu bata había algo
escondido. La fiera que llevas dentro.
Te dije: "¿me alcanzas la copa, por favor?"
De pronto, te pusiste de pie, dejaste caer tu bata hasta el suelo y apareciste ante mi,
con ese conjunto tan arrebatador, como tu mirada felina y como una fierecilla indomable y
la mirada más erótica que te he visto jamás, gateaste sobre la mesa con esa lencería tan
increíble, para acercarme la copa y decirme de la forma más sensual:"toma, cariño"
El resto de la noche fue memorable. Será difícil de olvidar.
Te quiero, nena.

martes, 5 de febrero de 2008

Lo que me inspiras.

...Tus palabras me ponen a mil e intento escribir un párrafo más, pero tu mano se desliza suavemente sobre mi espalda hasta llegar a mis nalgas, donde deslizas un dedo por la raja, y lo llevas hasta mi sexo con mucha suavidad. Descubres el efecto que tus palabras han causado en mí y no puedes evitar la tentación de embadurnar dos de tus dedos con mis jugos e introducirlos en mí. Gimo al sentir como me penetran y tengo que dejar de escribir, pero tu me susurras al oído:
- Sigue, preciosa.
Intento seguir escribiendo lo que tengo en mi mente, mientras tus dedos se mueven entrando y saliendo de mí, produciéndome un agradable gemido que suena a música para tus oídos. Me cuesta concentrarme en lo que estoy escribiendo con esas caricias que me das. Tus labios besan mi hombro y siento como tu pene, pegado a mi cadera, cada vez está más duro.
Ahora tus dedos se deslizan hacía mi clítoris y yo intento seguir escribiendo, empiezas a masajearlo y de nuevo, gimo, incluso me estremezco y dejo de escribir, no puedo concentrarme mientras tú me acaricias y me haces llegar al cielo. Tus dedos se mueven sinuosos sobre mi clítoris. Apartó el portátil y recuesto mi cabeza sobre la alfombra, luego te suplico:
- Házmelo.
Tu sigues acariciando mi clítoris, mientras te colocas entre mis piernas, pero dejas de sobarlo cuando tu pene choca contra mi culo, entonces decides acariciar mis labios con él. Lo haces, guiándolo suavemente y obviando siempre mi agujero vaginal; lo restriegas por mis labios mayores, por mi clítoris e incluso por el agujero de mi ano, pero nunca por mi agujero vaginal que chorrea jugos a borbotones. Me muerdo el labio inferior, te deseo y deseo que me penetres, deseo tenerte dentro de mí, pero también prefiero que seas tú quien decida el momento, aunque me hagas sufrir de placer. Finalmente sitúas tu pene a la entrada de mi sexo, y empujando despacio lo vas introduciendo. Pequeños gemidos escapan de mi garganta cada vez que introduces un poco más, cuando ya esta todo dentro de mí, te quedas inmóvil, besas mi nuca, acaricias mis brazos (extendidos a lado y lado) desde mis hombros hasta llegar a mis manos donde se entrelazan con las tuyas. Comienzas a arremeter, despacio como queriendo retener ese momento en tu memoria, yo gimo en cada embestida, me excita sobremanera que me hagas el amor así, sin que pueda verte la cara y tú lo sabes, por eso te deleitas haciéndomelo lentamente.
Disfruto del momento igual que tú, ambos lo gozamos acompasando nuestros movimientos, nuestros gemidos. Poco a poco vas acelerando el ritmo, haciendo que el placer que me das vaya aumentando despacio, siento tu sexo hinchadose dentro de mí y tú sientes las paredes de mi vagina estrujándolo y poco a poco el placer va creciendo en ambos hasta que alcanzamos el orgasmo al unísono. Cuando dejamos de convulsionarnos me besas en la nuca, acercas tu boca a mi oído y me susurras:
- Ya puedes seguir escribiendo, princesita.
Acerco el portátil hacía mí y casi sin pensar las palabras van saliendo una a una, porque tú me inspiras.
Erotika

¿Te ayudo a crear?

Te encuentro como otras muchas veces, desnuda sobre la alfombra, tecleando un nuevo relato
en el portátil. Como me pone verte así, sin nada más que tú y esa historia en tu mente que
irá tomando color y calor por momentos. No te has percatado de mi presencia, tan solo me
desnudo y me tumbo a tu lado, abrazo tu cintura y te susurro al oído "como me pones
princesita", te vuelves, me sonríes y apoyas tus labios blanditos sobre los míos, tus ojos
brillan y vuelves a teclear, esta vez más rápidamente, con todo el ímpetu mientras mis
manos se pierden en cada una de tus curvas.
Se cuanto te inspiro y eso me encanta, preciosa.

Te quiero

Una ilusión es estar junto a tí
una ilusión es poderte besar
una ilusión es amarte
una ilusión es poder compartir tu corazón

Amada guerrera mía: Es para mi el mayor de los orgullos y de los honores poder compartir
contigo este pequeño espacio, pero lo más importante es poder tenerte ahí, junto a mi, tan
pegadita, tan acurrucadita, tan mía.
Las ganas de compartir son mutuas, como siempre y yo también estoy muy feliz de poder
hacerlo aqui también donde expresaremos nuestros sueños, nuestros secretos, el tuyo y el
mío, adorada princesa.
Sigamos soñando preciosa, pero vivamos ese sueño también amándonos cada día, como hacemos,
sintiendonos solos tu y yo, únicos, donde nada importa, donde todo es posible, donde el
amor nos abraza en un sueño hecho realidad.
Te quiero.

Buenos días


Buenos días, corazón. Hoy tengo que darte los buenos días por aquí porque por DoctorAmor sólo me sale la dichosa calculadora del amor. ´
Pero es un placer darte los buenos días así, descubrirte desnudo a mi lado, con los ojos aún semicerrados, mientras los primeros rayos de sol entran por la ventana. Beso tu mejilla intentando despertarte y sonrio recordando la apasionada noche que hemos compartido. Miro bajo las sábanas ambos estamos desnudos y una pequeña erección matinal entre tus piernas me llama poderosamente la atención, con el deseo que darte más, pero enseguida deshecho la idea. No ahora no puedo ser mala, tenemos cosas que hacer, levantarnos, ducharnos (quizás juntos) vestirnos, desayunar y salir a trabajar, sobre todo eso, ir a trabajar tratando de no llegar tarde.
Así que me limito a darte otro beso en la mejilla, tu terminas de abrir los ojos, me observas, me abrazas, te lanzas sobre mí enredando tus piernas en mi cuerpo, consiguiendo colocarme de lado y dándome un tierno y apasionado beso en el que nuestras lenguas se encuentran de nuevo en una dulce batalla. Cuando te separas de mí, me miras a los ojos y me dices:
- Buenos días, princesa.
- Buenos días, mi sol - te respondo.

lunes, 4 de febrero de 2008

Compartir

Debo confesarte antes de seguir con este blog que me moría de ganas por compartir contigo algo más que hilos de fotos. En realidad llevaba un tiempo pensando en esa idea de compartir blog, pero no sabía como pedirtelo, así que ese momento en que tú me lo pediste fué algo especial, sobre todo porque sé cuanto te cuesta pedirme cosas así la mayoría de las veces y en cambio esta te salió tan espontaneo, tan de tí que casi hasta me emocioné. Por eso no me lo pensé dos veces, me moría de ganas por compartir algo tan personal contigo, un lugar donde compartir nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros deseos. Un lugar tuyo y mio, esa nube que nos hacía falta para poder completar este sueño al que un día sin casi darme cuenta me llevaste. Este sueño que me pediste guardar en este lugar tan hetereo y a la vez tan real, que me pediste que vivieramos así, en esta nube tuya y mia, sin ir más allá. Y aquí estoy contigo y por tí, aquí estoy para darte todo lo que me pidas, lo que quieras y lo que yo pueda darte.
Eres mi sueño y no quiero despertar jamás de él, porque contigo puedo vivir esas fantasías que ronda por mi cabeza, esas que escribo muchas veces sólo para tí. Dime que nunca despertaremos de este sueño y que siempre estarás ahí, porque eres ese sueño del que nunca quiero despertar.
Erotika, tu princesita.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...