domingo, 30 de marzo de 2008

Fetiches

Hoy tengo ganas de seducirte, y mi idea es utilizar nuestros fetiches para hacerlo. Busco una blusa blanca y semitransparente que tengo, me la pongo sin abrocharla, debajo no llevo absolutamente nada, ni bragas ni sujetador, sólo la blusa. Me pongo unas medias blancas, y los zapatos de tacón esos que tanto me gusta llevar cuando quiero seducirte, porque estilizan mi figura. Camino hacía el comedor, donde tú estás sentado en el sofá, leyendo un libro. Cuando me ves entran tan sensual y atractiva, dejas el libro a un lado y me sonries. Sabes perfectamente lo que quiero. Me acerco a tí, y me agacho para besarte en los labios y entonces puedes ver mis senos colgando frente a tí semiescondidos tras la blusa. Me siento sobre tus piernas y tú metes tu mano por entre la blusa, acaricias mi seno y toda mi piel se eriza. Acerco mi boca a la tuya y nos besamos larga y apasionadamente, buscandonos la lengua mutuamente. Metes la otra mano bajo la blusa y acaricias el otro pecho, luego apartas la blusa con tus manos, la haces descender por mis brazos y la dejas caer al suelo mientras contemplas como mis senos aparecen erectos y altivos. Tus manos acarician todo mi cuerpo, mi espalda, mis hombros, se deslizan hasta mis caderas, y estrujan mis nalgas, lo que hace que todo mi cuerpo se excite. El tuyo también se excita al sentir el contacto de mi piel en tus manos. Por eso deslizo mis manos a tu entrepierna, bajo la cremallera del pantalón, rebusco y saco tu sexo que me desea ansioso. Lo acaricio suavemente, mientras tus dedos buscan mi clítoris. Siento como lo acaricias, como me haces vibrar, y como se deslizan hasta mi vulva. Mi piel se eriza, mientras mi manos masajean tu verga de arriba abajo, suavemente. Siento la humedad que tus caricias provocan en mi sexo y me pego a tí más, necesito sentirte, tenerte, te miro a los ojos y dirijo tu sexo al mio, que dejas de acariciar. Lo restriego por mi húmeda vulva y luego me lo introduzco despacio. Siento como entra y como te tengo, por fin, dentro de mí. Empiezo a moverme despacio, arriba y abajo, sintiendo como entras y sales de mí, sintiendo ese placer que sólo tú sabes darme. Te abrazo y me abrazas y nos quedamos un rato inmóviles, abrazandonos mutuamente, sintiendonos. Luego empiezas a moverte tú y yo te sigo, nuestras bocas vuelven a besarse, tus ojos me dicen cuanto me deseas, cuanto me quieres y yo deseo estar así eternamente, sintiendote en mí. Pero finalmente ambos nos dejamos ir, empiezo a cabalgarte salvajamente, sintiendote cada vez más profundamente, hasta que siento como tu sexo se hincha en mí y como en el mio empieza a nacer un orgasmo. Empujo con más fuerza y finalmente me corro, seguidamente lo haces tú llenandome con tu esencia y me siento feliz. Te abrazo y te beso con pasión y te susurro: Te quiero.

viernes, 28 de marzo de 2008

Declaración de amor


Hoy me he puesto a recordar, no sé porqué pero ha venido a mi memoria esa declaración de amor que me hiciste hace dos años y cuatro meses, cuando llegué a la cima, después de una ardua escalada. Tú estabas allí, tú siempre conmigo, siempre a mi lado, porque tú siempre has estado conmigo. Al principio sólo como lector, luego como un amigo, apoyándome incluso sin que yo me diera cuenta y desde esa declaración como algo más que mi fiel amigo, como mi prometido, porque aunque sea en otra vida o en esta, la promesa que te hice de casarme contigo sigue vigente y la sigo guardando en mi corazón hasta el día que se haga efectiva. Tú, que has sido mi mejor fuente de inspiración, tú que siempre me escuchas y siempre estás a mi lado, tú... eres tú la luz y día de mi vida, sueño del que nunca quisiera despertar, la promesa que jamás romperé, todo eso y más, eres tú para mí. Sin tí ya no entiendo mi vida, sin estos ratitos contigo, sin este blog, sin las palabras que constantemente te dedico me sentiría vacía. Tú me has hecho comprender, que el que quiere puede y que si hace falta te mojas por mí, que no hay obstáculo que pueda detenerte y que aunque sólo tengas un segundo libre en todo el día, me lo dedicas a mí. Y por todo eso, sólo puedo decirte que gracias, y que tenerte conmigo es el mayor de los tesoros que tengo. No me hace falta tenerte a mi lado para sentir tu mano acariciar mi mejilla, porque tus palabras y el sentimiento que me demuestras es más grande que cualquier realidad. Te quiero mi vida, y yo me he puesto a recordar y no quería dejar de decirte que te necesito.

miércoles, 26 de marzo de 2008

El tiempo

A tu lado el tiempo se me va corriendo, y quisiera que se detuviera para poder saborearlo más, para besarte eternamente, para retenerte entre mis brazos y poder sentir más intensamente tus caricias, porque a veces me da la sensación de que algo se me escapa, y luego caigo en la cuenta que es el tiempo el que se me va, porque tú haces que los minutos contigo sean intensos, que los segundos sean dulces, y las horas contigo se conviertan en el más hermoso de los momentos de mi vida.
Contigo mis sueños son algo más que sueños y sólo sueño con volver a verte, hablar contigo y sentirte para revivir esos sueños de tenerte pegadito a mí, haciendome sentir la mujer más deseable del mundo y excitandome sólo con tus palabras, con esos susurros que siento en mi oído mientras me cuentas como me deseas.

Un masajito

Llegas cansada después del trabajo, se te nota agotada. Vén, siéntate amor mío, aquí en esta silla, sácate el vestido y así mismo como estás, tan bella y tan hermosa, con ese conjunto de lencería tan sexy, acomódate sentada, completamente relajada, intenta no pensar en nada, amor, libera tu mente por completo. Quédate tranquila, verás como mis manos y este aceite reparador, poco a poco van fundiéndose en tu piel, acariciándote en tu precioso cuello notando como ese antiestress que te producen mis caricias van lentamente acomodándose en tus hombros cansados, en tus brazos doloridos y en tu cabeza que no ha parado de dar vueltas en todo el día de duro trabajo. Tranquila mi amor, ahora relájate y disfruta, que después del masaje sobre tu cuello continuaré por otros lugares. Ahora ¿Te encuentras mejor?

jueves, 20 de marzo de 2008

Desnudos sobre la cama


Desnudos sobre la cama, envueltos el uno en el otro, besando la dulce miel de tus labios y sientendo el agradable calor de tu cuerpo. Es una sensación tan dulce, tan hermosa que no quiero que los minutos pasen, porque me gusta sentirte, me gusta hablarte, contarte mis cosas y que me cuentes las tuyas, hablar de nosotros, escucharte y que me escuches. Me gusta saber que si te necesito estás ahí y lo que más me gusta eres tú, tú y tu cariño, la fuerza que me das, tus besos, tus abrazos que aunque sean virtuales, los siento como ninguno, porque son tus besos, besos de sueño que siento eternamente sobre mis labios. Besos de miel que sólo tú me das. Tus besos.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Imagino

Imagino un trigal en un atardecer y que se deja mecer suavemente por el viento y como de
pronto, entre sus cimbreantes espigas, tu cuerpo desnudo se aproxima hasta mí. Siento que
el reflejo de la luz acaricia tu piel, como yo mismo desearía hacerlo, ser esa luz que te
acaricia, que te embellece aun más. Imagino que mis manos recorren cada curva de tu
cuerpo, desde tus caderas hasta tus hombros, sintiendo que ese roce es extraordinario,
divino, increíble. Sentirte así, para mi, donde nada más enturbie el momento, es lo más
maravilloso del mundo.

martes, 18 de marzo de 2008

Tus manos, tus caricias


Tus manos acarician mi cuerpo, se mueven despacio de arriba abajo, tus dedos cosquillean mi piel y todo mi cuerpo se eriza.
Despues siento tu mano, acariciando mi culo, te beso, y me besas, tú estás vestido y yo desnuda, ambos sobre la cama. Me sumerjo en la sensación caliente de tus manos sobre mi piel, y deseo que sea eterna. Mueves tu mano acariciando mi culo y luego la llevas hasta mi sexo, todo mi cuerpo se eriza, sobre todo cuando pasas, como si no quisieras, por mi vulva y la rozas con suavidad, suspiró y estoy a mil, deseo que tus dedos acaricien todo mi sexo, pero en lugar de eso, llevas tu mano hasta mi culo y también lo acaricias muy suavemente. Me coges de la nuca y acercas mis labios a los tuyos, nuestras lenguas se unen en un beso apasionado y.... quiero que te desnudes, quiero que me lo hagas ya, aquí, sobre esta cama y tú lo sabes, lo ves en mis ojos y finalmente, me tumbas sobre las blancas sábanas y despacio me penetras. Soy tuya y tú mio y nos amamos dejando que nuestra pasión hable por nosotros.




viernes, 14 de marzo de 2008

Beso infinito

Me gustaría sentir ese beso que me has dado para toda la eternidad, que nuestros labios no
se separen nunca, que permanezcan unidos hasta el infinito, sintiendo el calor de tu boca
en la mía, la pasión de tus labios en los míos, la humedad de tu lengua en la mía y que
nunca se acabe, que podamos estar pegados, en el beso más largo y profundo. Nuestro beso.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Unidos


Te acercas desnudo a mí, con un sólo objetivo, desnudarme para hacerme tuya. Ni siquiera sabes que debajo del vestido no llevo nada, porque he decidido sorprenderte. Pasas tu brazo por mi espalda, buscas la cremallera del vestido y la deslizas despacio hasta el final, mientras nuestros labios se unen en un intenso y apasionado beso. Ese beso que eriza mi piel y la tuya también, ese beso que nos excita. Cuando vuelves a colocar tu mano alrededor de mi cintura, te das cuenta, sientes mi piel desnuda y eso te excita aún más. Coges el tirante del vestido con delicadeza y lo deslizas despacio por mi brazo hasta quitarmelo, dejando libre mi seno, lo acaricias suavemente antes de deslizar la otra mano hacía el otro tirante y me das otro beso apasionado. Deslizas el otro tirante hacía abajo y dejas que el vestido caiga al suelo. La imagen de mi cuerpo desnudo te suyuga, quieres perderte en él, perderte para siempre en mi cuerpo, perderte para siempre conmigo. Tu sexo se hincha aún más y eso me excita a mí, estoy a mí y sólo deseo tenerte dentro, quizás por eso no quiero perder más tiempo, y acerco mi boca a tu oído suplicandote que me hagas tuya. Enredo mi pierna alrededor de tu cintura, tu sexo queda erecto a la altura del mio, lo guias con maestrai hasta mi vulva y muy despacio me penetras. Somos dos en uno, tu y yo. Unidos por la pasión que nos envuelve formando uno sólo. Te susurro que te amo y ambos deseamos que este momento sea eterno...

El brillo de tu piel

Tu cuerpo brilla intensamente con ese aceite que te has untado por toda tu piel, siendo
aun más espectacular el perfil de tu increíble cuerpo, donde la poca luz que alumbra la
habitación resalta de forma tan impresionante, dejando que esos brillos alumbren con luz
propia. Tengo ganas de tocarte, me siento tentado a comerte, a devorarte.

lunes, 10 de marzo de 2008

Recostada en tu pecho


Recostada en tu pecho, siento el latir de tu corazón, mientras descansamos de un día agotador. Te he echado de menos, pero por fin, estamos juntos, por fin siento tu piel caliente pegada a la mia, por fin, tus brazos me estrechan y por fin estamos juntos, después de un día agotador. Mis ojos se cierran poco a poco, mecidos por el suave sonido de tus latidos. Besas mi frente, me estrechas entre tus brazos y suspiras, te sientes bien mientras me abrazas y desearias que esté momento durara eternamente, que el tiempo se detuviera y pudierasmos estar así para siempre. Yo con mi cabeza recostada sobre tu pecho y tú abrazandome contra tí.

viernes, 7 de marzo de 2008

Quiero anidar en tu espalda

Tu espalda, ese lugar donde me gusta perderme y donde quiero que el tiempo se detenga,
donde mis labios ansiosos descubren cada curva, desde tu hermoso cuello hasta donde
comienza el principio de ese culito endiablado. Quiero besar tu espalda centímetro a
centímetro, quiero tener tu olor, que me impregne esa fragancia por entero, acariciar esa
sensible piel que se eriza cuando mis labios se posan en ella. Apoyar mi cabeza, sentirte,
oir tus latidos, quedarme así interminablemente.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Me gusta exhibirme


Me gusta exhibirme ante tí, mostrarte mi cuerpo desnudo, mirarte con ojos inocentes pero a la vez perversos, mientras me observas y admiras mi cuerpo, sabiendo que en mi cabecita se esconde un deliciosa maldad que te hace desearme más.
Me gusta exhibirme, mostrarte mis secretos, mi piel desnuda brillando sólo para tí, mi sexo excitado que te busca desesperadamente entre sábanas blancas y deseos incontenidos.
Me gusta exhibirme, mostrarte mi deseo vibrando por tí, mi sonrisa tratando de embrujarte, para que pegues tu cuerpo al mio, para que te excites con sólo mirarme a los ojos y desees que te desee y nos fundamos en un sólo cuerpo, dos piezas de un mismo puzle que se acoplan a la perfección.

martes, 4 de marzo de 2008

Como...


No puedo evitar sentirme excitada pensando en tí, pensando en tus palabras, contandome lo que me harías, recordando como lo hicimos la última vez, como tus manos acariciaron mi cuerpo desnudo, como tus labios besaron mis senos y como te sentí dentro de mí. Recordando esas cosas no puedo evitar sentirme excitada, y desearte de nuevo, y es tan grande el deseo que irremediablemente adentro mis manos en mi sexo y empezo a acariciarme, dejando que mi sexo se excite y poco a poco un demoledor orgasmo me quite esta fiebre que tú me provocas.

Al otro lado

Estoy al otro lado y sin embargo te siento muy pegada a mi, te noto respirar, te huelo,
puedo sentir cada uno de los poros de tu piel y que mi mano los recorre lentamente, para
después hacerlo con mi lengua, poder lamerte entera, acariciarte, besarte Quiero
calentarte, quiero que me calientes, siempre pegados, siempre juntos, aunque estemos al
otro lado.

lunes, 3 de marzo de 2008

Agua resbalando


El agua resbalando sobre tu espalda y recorriendo tu piel desnuda, hace que tu cuerpo luzca aún más hermoso de lo que ya es. Me gusta verte desnudo en la ducha, con el agua mojando cada centimetro de tu piel, tus ojos cerrados para que el jabón no entre en ellos y tus musculos marcandose perfectos, estáticos. Pero sobre todo uno, ese que tanto me gusta y tanto me llama la atención. Ese musculo escondido entre tus piernas es el que más me atrae, y al verte así, desnudo y mojado, indefenso ante mí; no puedo evitar la tentación de tocarlo, de cogerlo con mi mano y acariciarlo suavemente, haciendo que se hinche, que se yerga en mi mano y se eleve hasta el cielo. Y entonces empiezo a excitarme, a desear sumergirme contigo en el agua, e irremediablemente lo hago. Me desnudo y me uno a tí en esa ducha que moja tu piel, pego mi cuerpo al tuyo, acaricio tu pene escondida tras tu espalda y te hago sentir el más maravilloso de los placeres, cuando empiezo a mover mi mano sobre tu sexo, hasta que estallas en un maravilloso orgasmo.

domingo, 2 de marzo de 2008

Entre tus brazos


Entre tus brazos me siento bien, entre tus brazos el calor me envuelve y siento las ganas que tienes de mí. Entre tus brazos, sólo puedo sentir ganas de besarte, ganas de rodearte con mis brazos, de que me redees con los tuyos y de sentir tu corazón latiendo junto al mio. Entre tus brazos me siento bien.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...