lunes, 3 de marzo de 2008

Agua resbalando


El agua resbalando sobre tu espalda y recorriendo tu piel desnuda, hace que tu cuerpo luzca aún más hermoso de lo que ya es. Me gusta verte desnudo en la ducha, con el agua mojando cada centimetro de tu piel, tus ojos cerrados para que el jabón no entre en ellos y tus musculos marcandose perfectos, estáticos. Pero sobre todo uno, ese que tanto me gusta y tanto me llama la atención. Ese musculo escondido entre tus piernas es el que más me atrae, y al verte así, desnudo y mojado, indefenso ante mí; no puedo evitar la tentación de tocarlo, de cogerlo con mi mano y acariciarlo suavemente, haciendo que se hinche, que se yerga en mi mano y se eleve hasta el cielo. Y entonces empiezo a excitarme, a desear sumergirme contigo en el agua, e irremediablemente lo hago. Me desnudo y me uno a tí en esa ducha que moja tu piel, pego mi cuerpo al tuyo, acaricio tu pene escondida tras tu espalda y te hago sentir el más maravilloso de los placeres, cuando empiezo a mover mi mano sobre tu sexo, hasta que estallas en un maravilloso orgasmo.

1 comentario:

Rinaldo dijo...

Buf, aun estoy que no me tengo después de esa superducha en la que me has hecho vivir las mil y una noches en un instante, reina, madre mía.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...