viernes, 28 de marzo de 2008

Declaración de amor


Hoy me he puesto a recordar, no sé porqué pero ha venido a mi memoria esa declaración de amor que me hiciste hace dos años y cuatro meses, cuando llegué a la cima, después de una ardua escalada. Tú estabas allí, tú siempre conmigo, siempre a mi lado, porque tú siempre has estado conmigo. Al principio sólo como lector, luego como un amigo, apoyándome incluso sin que yo me diera cuenta y desde esa declaración como algo más que mi fiel amigo, como mi prometido, porque aunque sea en otra vida o en esta, la promesa que te hice de casarme contigo sigue vigente y la sigo guardando en mi corazón hasta el día que se haga efectiva. Tú, que has sido mi mejor fuente de inspiración, tú que siempre me escuchas y siempre estás a mi lado, tú... eres tú la luz y día de mi vida, sueño del que nunca quisiera despertar, la promesa que jamás romperé, todo eso y más, eres tú para mí. Sin tí ya no entiendo mi vida, sin estos ratitos contigo, sin este blog, sin las palabras que constantemente te dedico me sentiría vacía. Tú me has hecho comprender, que el que quiere puede y que si hace falta te mojas por mí, que no hay obstáculo que pueda detenerte y que aunque sólo tengas un segundo libre en todo el día, me lo dedicas a mí. Y por todo eso, sólo puedo decirte que gracias, y que tenerte conmigo es el mayor de los tesoros que tengo. No me hace falta tenerte a mi lado para sentir tu mano acariciar mi mejilla, porque tus palabras y el sentimiento que me demuestras es más grande que cualquier realidad. Te quiero mi vida, y yo me he puesto a recordar y no quería dejar de decirte que te necesito.

1 comentario:

Rinaldo dijo...

Que alegría princesita y que bonitas palabras, siempre expresadas con tanto amor por ese grandioso corazón que tienes. No me extraña nada que me hayas conquistado hasta tenerme loquito, hasta desear estar un rato contigo cada día, soñarte, besarte, abrazarte, acariciarte.
Cuanto tiempo ha pasado ya, pero casi me parece que fue ayer mismo cuando me enamoraste, cuando esa pequeña princesita fue apoderándose de mí, hasta hacerse tan mía, tan soldada a mi corazón que es como vivir el mejor de los sueños. Con tu fuerza y tu cariño me has regalado tantas cosas que sería imposible describirlas en unas pocas palabras. Nuestra complicidad, nuestro entendimiento mutuo, nos ha llevado siempre a querernos de una forma especial, a respetarnos, a admirarnos, eso es la fuente de nuestro amor y me alegro de vivirlo en cada momento, en cada instante. Te quiero niña y son pocos los segundos de estar junto a ti y los pocos que estoy, se me pasan volando ¿por qué será?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...