miércoles, 12 de marzo de 2008

Unidos


Te acercas desnudo a mí, con un sólo objetivo, desnudarme para hacerme tuya. Ni siquiera sabes que debajo del vestido no llevo nada, porque he decidido sorprenderte. Pasas tu brazo por mi espalda, buscas la cremallera del vestido y la deslizas despacio hasta el final, mientras nuestros labios se unen en un intenso y apasionado beso. Ese beso que eriza mi piel y la tuya también, ese beso que nos excita. Cuando vuelves a colocar tu mano alrededor de mi cintura, te das cuenta, sientes mi piel desnuda y eso te excita aún más. Coges el tirante del vestido con delicadeza y lo deslizas despacio por mi brazo hasta quitarmelo, dejando libre mi seno, lo acaricias suavemente antes de deslizar la otra mano hacía el otro tirante y me das otro beso apasionado. Deslizas el otro tirante hacía abajo y dejas que el vestido caiga al suelo. La imagen de mi cuerpo desnudo te suyuga, quieres perderte en él, perderte para siempre en mi cuerpo, perderte para siempre conmigo. Tu sexo se hincha aún más y eso me excita a mí, estoy a mí y sólo deseo tenerte dentro, quizás por eso no quiero perder más tiempo, y acerco mi boca a tu oído suplicandote que me hagas tuya. Enredo mi pierna alrededor de tu cintura, tu sexo queda erecto a la altura del mio, lo guias con maestrai hasta mi vulva y muy despacio me penetras. Somos dos en uno, tu y yo. Unidos por la pasión que nos envuelve formando uno sólo. Te susurro que te amo y ambos deseamos que este momento sea eterno...

1 comentario:

Rinaldo dijo...

Que pasada de relato niña, una barbaridad convertida en historia excitante y guardando siempre ese erotismo que es un bombazo, que manejas a la perfección. Que envidia poder expresar esas cosas como tú lo haces, guardando siempre las formas, dándole el morbo necesario al asunto y encima con su toque romántico y cachondo a la vez. En fin, sublime y precioso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...