miércoles, 26 de marzo de 2008

Un masajito

Llegas cansada después del trabajo, se te nota agotada. Vén, siéntate amor mío, aquí en esta silla, sácate el vestido y así mismo como estás, tan bella y tan hermosa, con ese conjunto de lencería tan sexy, acomódate sentada, completamente relajada, intenta no pensar en nada, amor, libera tu mente por completo. Quédate tranquila, verás como mis manos y este aceite reparador, poco a poco van fundiéndose en tu piel, acariciándote en tu precioso cuello notando como ese antiestress que te producen mis caricias van lentamente acomodándose en tus hombros cansados, en tus brazos doloridos y en tu cabeza que no ha parado de dar vueltas en todo el día de duro trabajo. Tranquila mi amor, ahora relájate y disfruta, que después del masaje sobre tu cuello continuaré por otros lugares. Ahora ¿Te encuentras mejor?

2 comentarios:

erotikakarenc dijo...

¡Uhm, que agradable sensación, la de tus manos sobre mi cuello, deslizandose suavemente! Eres un artista con las manos, uhmmmm.

Rinaldo dijo...

Con las manos y con más cositas. ;)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...