viernes, 18 de abril de 2008

La reunión

Sé que estás en tu despacho y que en toda la tarde no has salido de ahí, por eso he pensado que si tú no vienes a mí, iré yo a desestresarte, por eso me preparo a conciencia en el baño. Me quito la ropa dejandome sólo las medias y los zapatos de tacón y me pongo mi gabardina, avanzo sigilosa hasta tu despacho, llamo a la puerta y tras decirte que soy yo, entro. Tu cara se ilumina al verme, cierro la puerta con llave y también las cortinas, para que nadie nos veas, enseguida te das cuenta que voy a por algo más que un simple consejo de tí, me acerco a tí colocandome detrás de tí y te hago un masaje en la espalda. Tú te dejas hacer, sabes que alguna sorpresa te he preparado, tras el corto masaje me siento sobre tus piernas, te beso, luego me pongo de pie frente a tí apoyada en la mesa y dejo que tus manos desabrochen la gabardina poco a poco, debajo ves como aparecen mis senos desnudos que acaricias suavemente, los besas y los chupas, haciendome estremecer de deseo, sigues abriendo los botones y ahora es mi sexo desnudo el que aparece y se te muestra, hundes tus dedos en él y todo mi cuerpo se eriza, gimo, y enseguida siento tu lengua buscando mi clítoris, me tumbo sobre la mesa para estar más cómoda y dejo que tu boca haga ese maravilloso trabajo que sólo tú sabes hacer. Gimo y me retuerzo de placer sintiendo como tu lengua se mueve sabiamente por mi sexo, la siento entrar en mi vulva y un fuerte espasmo revuelve mi cuerpo, aprieto tu cabeza contra mi sexo. Uff, estoy a cien, pero te pido que te detengas, sé que tú también estás a mí, por eso me arrodillo frente a tí, te desabrocho el pantalón y sacó su sexo altivo y erecto, me encanta verlo así, tan resplandeciente y lleno de deseo. Acerco mi boca, saco la lengua y lamo el glande y poco a poco voy lamiendo todo el tronco de arriba hacía abajo y de abajo hacia arriba, vuelvo a lamer el glande y me lo introduzco en la boca, tu gimes, me observas mientras te la mamo y yo también te observo, el placer se dibuja en tus ojos. Siento las primeras gotas de líquido preseminal en mi boca y sigo lamiendo y chupeteando tu verga, quiero que te corras en mi boca, quiero sentir el sabor de tu esencia, por eso sigo chupando, usando mi boca como si fuera mi sexo, y haciendo que tu polla entre y salga de ella, cada vez más velozmente, rozando mi lengua contra su tronco, hasta que empiezo a sentir que sale tu leche, me la trago mientras tú te convulsionas y gimes de placer al descargarte completamente en mi boca.
Erotikakarenc

2 comentarios:

Rinaldo dijo...

Bufff, querida mía, entre lo del correo y lo que me acabo de encontrar aquí, me alegro mucho de comenzar la semana, da gusto comenzar con ese impetu y esa forma tuya de envolverme en tu sensualidad convertida esta vez en forma salvaje algo que me vuelve loco, hermosa. Ahora estoy que ni te cuento.
Te quiero preciosa.

Erotikakarenc dijo...

Uhmmm imagino, como yo al recordar cuando lo escribia, o recordando el sueño que he tenido esta noche o nuestra sesión bajo la ducha, uhmmm, sólo tú me provocas ese deseo, te quiero mi cielo.
K.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...