jueves, 3 de abril de 2008

Sorpresa


Llegué a casa exhausto después del trabajo y nada más entrar eschuché el ruido de la ducha. Supuse que estabas ahí, preparándote para mi llegada, seguramente para darme esos masajes y esos regalos tan excitantes y sorprendentes que sueles ofrecerme a diario. Me encantan esas sorpresas, pero ahora quiero ser yo quien te sorprenda. Me acerco hasta el baño sigilosamente y me voy quitando la ropa con el menor ruido posible. Mi corbata, sale volando, la americana se quedó en el pasillo, mi camisa baja hasta el suelo casi al mismo tiempo en que mi cinturon y mis pantalones, mi boxer se desliza por mis piernas y me ayudo de los pies para despojarme de esa última prenda. Estoy desnudo y tú al otro lado de la cortina de la ducha, puedo ver tu silueta preciosa al otro lado y el agua que choca sobre tu cuerpo, que junto con tu respiración forman una melodía seductora, solo esa imagen y ese sonido hacen que me haya excitado al máximo. No puedo esperar más, me cuelo en la ducha contigo y a tus espaldas te abrazo hasta que notes esa dureza que llevo al límite ubicándose entre tus glúteos y el susto se te pasa al notarme y cuando mis labios se apoderan de los tuyos y mi lengua busca saciarse con la tuya. Te giras y nuestros cuerpos desnudos se abrazan para seguir mojándonos por dentro y por fuera.

2 comentarios:

Erotikakarenc dijo...

¡Qué agradable sorpresa! Sentir como entras en la ducha, como me abrazas, como besas mi nuca y pegas tu cuerpo al mio haciendome sentir tu deseo. Precioso momento que guardaré en mi memoria, te quiero, mi sol.
K.

Rinaldo dijo...

Y yo linda.
Me alegro que te haya gustado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...