domingo, 15 de junio de 2008

Compartir tus labios.

Pongo el cd en la radio de mi coche, le doy al play y empieza a sonar la canción. Maná desgarra sus notas por los altavoces y yo sigo el ritmo de la canción, inevitablemente pienso en tí, pienso en tus besos, en tus labios besando los mios, en tu cuerpo pegado al mio, haciendome sentir en el cielo, nuestro cielo. Y pienso que no sólo mi boca es insensata, sino que lo somos los dos, que en realidad todo esto es insensato, pero que insensatez más dulce y hermosa la de compartirte de esta manera, la de tenerte para mí en este nuestro mundo aunque luego... el luego no existe para mí, o prefiero no pensar en ese luego, porque lo que me importa es el momento, ese momento en que tus labios besan los mios, en que tu mano acaricia mi cuerpo, en que tu sexo me posee y me haces tuya, sólo tuya, solos tu y yo. Y confieso que soy insensanta, pero que está insensatez me sabe al más dulce de los pecados y que por tí pecaría mil veces. Eres mi secreto más inconfesable, pero que hermoso y dulce es este secreto. Soy tuya, aquí, y ahora y lo demás... lo demás no importa, sólo cuanto te quiero, sólo sentirte mio y sentirme tuya.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...