viernes, 6 de junio de 2008

Las horas

Las horas a veces pasan lentamente, otras demasiado deprisa y con paciencia espero ese momento en que tus labios rocen los mios y sienta ese beso que tanto deseo. Y cuando llega el momento del beso, se me hace tan corto que desearía tener mis labios pegados a los tuyos eternamente, o que pudiera besarlos a cada instante, cada segundo y sueño con esos labios rojos que me atraen tanto y tanto, que sueño tanto, que tanto deseo y que me comería a besos.

2 comentarios:

Lydia dijo...

Ay, los besos, esa carga que nos llena por dentro y que nos llena también por fuera... ¿No os pasa que cuando besas como que rejuveneces? Y esos besos vienen de unos labios especiales... pues entonces es volver a ser una niña otra vez.

Erotika&Rinaldo dijo...

Ays, sí, Lydia, yo creo que es la mejor manera de expresar lo que se siente por el otro.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...