miércoles, 24 de octubre de 2012

Ansioso de tenerte

Llegaste a casa con idea de jugar, se notaba en el brillo de tus ojos y esa sonrisa malvada. Ya solo con verte con aquel ceñido vestido negro, tus sandalias de tacón y unas interminables piernas mis sentidos me torturaban deseandote más que nunca, pero me pediste que tuviera paciencia, que me querías dar una sorpresa después. Me excité al máximo esperando cual era tu regalo, imaginando tus apasionantes perversiones. Veía tus piernas desde la ducha, sabiendo que estabas tomando una copa de vino ideando tu adorable tortura, que ya había comenzado en mi cabeza imaginando las cosas que tenías previsto hacerme. Amor mío, me llevas al paroxismo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...