miércoles, 29 de enero de 2014

NIÑA MALA

Nos miramos a través del tumulto de gente, te busco y me buscas, y con solo mirarnos a los ojos sé lo que piensas, me deseas, lo veo en la profundidad de tus ojos. Sonrio al adivinar tu deseo y tu me devuelves la sonrisa con un deje de picardia en ella. El resto de la gente es ajena a esta "conversación" que tenemos a través de nuestros gesto. Camino hacia un lugar tranquilo, un sitio donde no haya nadie, tú me sigues, sonriendo sin perder de vista mi silueta, mirando mi culo bambolearse al ritmo de mis pasos, mientras piensas: "Que hermosa mujer tengo". Me detengo en un pasillo desierto y enseguida llegas a mí. Me atrapas entre tu cuerpo y la pared y me besas, es un beso largo, profundo, de lenguas hambrientas que se buscan y se encuentran. Siento tu sexo entre mi cuerpo y el tuyo, está erecto, duro, ansia más. Y rozo mi pelvis contra la tuya en un gesto malicioso de poder. Sonries sobre mis labios sin separate de mí y susurras: "Que mala eres conmigo". Sonrio como única respuesta y llevo mi mano hasta tu sexo, lo acaricio por encima de la tela y luego bajo la cremallera. Un leve gemido escapa de tu boca cuando rozó el glande con un dedo. Y entonces siento tus manos bajando la cremallera de mi vestido. "Oh, nena, me vuelves loco" musitas. Tu mano se ha metido por dentro de mi vestido y acaricias mi culo mientras mi mano rodea tu pene y lo sostiene, lo masajea. Ambos gemimos. Te quiero dentro de mí, y te lo hago saber y sin más preámbulo, me pones de cara a la pared, subes mi falda hasta la cintura, rozas mi húmedad con tu glande y gimo y luego siento como entras, como me penetras, como me haces tuya. Gimo, empujo hacia tí y en pocos segundos ambos estamos cabalgando hacia el placer, un placer compartido, hermoso, nuestro. Hasta que ambos explotamos en un maravilloso orgasmo que nos llena el uno del otro.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...