martes, 12 de mayo de 2015

La entrevista

Me acompañaste bien dispuesta a aquella entrevista de trabajo.
Justo cuando estábamos en la sala de espera a que me llamaran para entrar en el despacho de la entrevistadora, empezaste a jugar con mi miembro por encima del pantalón.
- Cariño, estoy súper cachonda. - me dijiste al tiempo que tu mano jugaba sobre mi bulto que crecía y crecía sin parar.
- Pero amor, ahora no es el momento - me quejé a duras penas, pues estaba tan cachondo como tú.
- Vamos, que sé que te pone la rubia que te va a entrevistar, que note también ella en tus ojos la excitación y seguro que te contrata.
De pronto sonó mi nombre y entré al despacho con cierta dificultad, pues tuve que taparme la tremenda erección con la carpeta que llevaba en mi mano.
Al final superé la prueba, pero no sé muy bien si por mis aptitudes o porque trasmití a la entrevistadora eso que tú pretendías.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...