martes, 5 de mayo de 2015

Ni un instante separados

- Pero cariño - dijiste - necesitamos limpiar la casa, mira como está todo.
Sin soltarte ni un momento y desnudos como estábamos, contesté:
- Yo me encargo.
En ese momento comencé a aspirar la habitación sin separarnos ni un instante.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...