jueves, 12 de noviembre de 2015

El polvo de los archivos

La orden era clara y la entendiste a la primera cuando te dije:
- Señorita Ramirez, acompáñeme al archivo, necesito que revisemos unos documentos.

Tu esplendoroa sonrisa lo decía todo. Me acompañaste mostrando un movimiento sensual de tus caderas delante de mí camino del archivo.
 Allí no nos andamos por las ramas y nada más llegar, sin perder más tiempo comencé por quitarte la ropa, necesitaba tocarte de nuevo, sentir tu piel.

 Estabas muy caliente, podía notarlo. Te diste la vuelta y me besaste con toda la pasión y la tensión acumulada que a ambos nos tenía tan excitados.

 Te subí a uno de los estantes, de los libros de contabilidad y allí mismo te agarraste a mi cuello para sentir la dureza que tenía bajo mis pantalones. Nuestros sexos pedían unirse cuanto antes.
Una vez allí no me fue dificil apartar tus braguitas e insertar mi miembro hasta lo más profundo, sin dejarnos de besar.
Poderte sentir en cada embestida es, como siempre, lo más maravilloso del mundo y con solo ver el brillo de tus ojos, sé que sientes lo mismo.
Tras reponernos y colocar nuestras ropas te dije.
- Mañana seguimos...


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...