viernes, 8 de abril de 2016

Locura en un avión

Desde el principio sabía que aquel vuelo iba a ser muy especial. 
Te sentaste a mi lado y nuestras miradas se cruzaban incesantemente, con cierta timidez, pero ofreciendo la claridad de la pasión oculta en el brillo de nuestros ojos.
Aquellos movimientos de tus manos, el canalillo que ofrecía tu ajustada blusa y el cruce sensual de tus piernas me dieron pie a hacer la locura del día. Puse mi mano sobre tu muslo y como me temía, no la retiraste. Tu mirada lo decía todo. Me levanté, me metí en el pequeño cubiculo del WC y poco después tus nudillos llamaban a la puerta. 
Ambos sabíamos que no estábamos solos, pero precisamente por eso, el morbo y la excitación nos acabó de obnubilar. Una vez dentro los dos y cerrado el pestillo del baño, nos dejamos llevar sin importarnos absolutamente nada ni nadie. Al volver a nuestros asientos todos nos miraban... ¿sorprendidos?, ¿envidiosos?

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...